Avatar for Pink Sauce

Opinión: El estreno de La Corroncha y Los Hermanos

Pink Sauce nos entrega su opinión sobre los recientes estrenos de RCN y Caracol. Como siempre, no le gustó ninguna de las propuestas.

Por Pink Sauce

Las opiniones aquí expresadas no reflejan en absoluto el pensamiento de este medio

Llega septiembre y con él, es hora de los recambios en el primetime en ambos canales, pero a diferentes horarios. Caracol sigue en su inmerecido cura tío y cambia una bionovela corroncha de un cantante de medio pelo fallecido en un accidente de tránsito por… otra bionovela corroncha de una cantante de medio pelo fallecida en un accidente de tránsito. O bueno, mejor decir que no es de medio pelo, sino de peluca barata y que se nota a leguas que lo es. Si creíamos que ya habíamos visto todo con la escena del accidente en Los Morales en el episodio debut y luego el trillado recurso del flashback, es que aún nos faltaba ver Tarde lo conocí.

CMO como productora anda muy sobrevalorada. Ya se quedó en la fórmula facilona de la bionovela con toque pseudo feminista como lo hizo con La Ronca de oro, y ahora apuesta por la reina del vallenato meleguero, Patricia Teherán, personificada por una actriz que por tratar de sonar como costeña (sin serlo), sonará como Cubana. Y cubana sobreactuada. ¿ Sinú, río de pasiones, eres tú? Se nota que van a sacar 500 episodios de esta bazofia con la letra del veintiúnico tema que se conoce de ella a nivel local (mismo nivel en que quedará este bodrio intragable y cada vez más estúpido).

Oh, qué novedad, la gente esperando ver a su artista en un concierto como si se tratase de Madonna y en realidad la van a ver cantando vallenato meleguero, el subgénero más ruin y miserable del vallenato. Y es que la colombo-ecuatoriana María Elisa Camargo ni lo canta bien. Lo hacía mejor en el lejano Factor X del 2005, donde fue la tercera eliminada de las galas en vivo. La química de Camargo con Urbina y Jattin es inexistente. Y el accidente de tránsito fue casi calcadito de aquel de la telebobela antecesora. Las escenas podrían ser perfectamente intercambiables. Porque eso es todo: un continuo caer en lugares comunes ¿Esto nos espera con la de Martín Elías?.

Y las incoherencias del episodio van desde el vamos: ¿Qué señora lleva pava de villana ochentera a un evento de noche en una caseta de pueblo? Ah, y si en Los Morales tuvimos bruja haciéndole un trabajo al suegro de Kaleth del debut, aquí lo tuvimos prediciendo la tragedia de Patricia… y un periodista sapo, recurso ya usado en otras bionovelas como El Joe, mismo personaje que introdujo las versiones rocambolescas del accidente, que en la vida real simplemente se debió al estallido de una llanta.

El respectivo flashback nos mostró la triste historia miserable de Teherán en su ¿juventud? (difícil saberlo si la misma actriz la personifica, solo cambiando el color de la peluca) Con un remedo de embargo que parece sacado de cualquier sketch de Sábados felices (no es un halago) y la consabida oposición a que ella cantante, misma que vimos en bionovelas como La Ronca de Oro o Celia. Le quisieron poner un toque feminista y les salió más que penoso. Tan malo es este episodio debut que metieron comerciales y luego, el cabezote con avances. Pero, claro, como a Caracol todo se lo perdonan.

Los Hermanos

Por otra parte, si la originalidad no es el fuerte de Caracol, tampoco lo es en RCN: Pasan de una adaptación de una serie gringa metida a los empellones en ritmo de telenovela con el fin de darle paso a… otro refrito de otra serie gringa metida a los empujones como telenovela. Ah, y también con un producto que chupó congelador por años (así de buena sería) como lo es Hermanos y Hermanas.

Un episodio debut que al comienzo parecía un refrito entre la serie original (de esas que no eran ni chicha ni limoná) y Tú Voz Estéreo. La verdad, el alto standing que quiere manejar esta telenovela no es lo que merece que alguien se pase a RCN, pues es hasta más arriesgada Los Cuervos, la serie que emite Señal Colombia en estos momentos (que data de 1984/1986) que esta producción, donde aún le falta mucho a Verónica Orozco para llegarle a los talones a Calista Flockhart, mientras Helena Mallarino trata de calzarse los zapatos de Sally Field. Esa guerra fría de sus personajes, que trataron de mostrar en el debut, no resultó convincente. Tan poco convincente como esa cena familiar, desde la que se desata la tormenta familiar, tras la muerte del patriarca, con la que se conocerán los secretos de esta disfuncional familia Soto. Bah, me quedo con los Olmedo y su Casaloma en Señal Colombia.

Yo la verdad no entiendo para qué no se invierte en un buen libreto de propia cosecha, si lo que se va a hacer es una adaptación lánguida y metida con calzador. De lo poco bueno del tiempo reciente es, precisamente, la original trama de La Nocturna, rival al que Hermanos y hermanas difícilmente va a tener con qué enfrentar. Sobre todo cuando en parrilla aún está No olvidarás mi nombre, en cuyo cast están Jairo Camargo y Andrés Toro, quienes también lo están en HyH. Déficit de rotación de elencos.

Visto lo de hoy, ahora sí comprendo porqué congelaron tanto tiempo este producto. A veces muchas figuras en un elenco no garantiza ni rating ni aceptación, y mucho menos fidelización. Sobre todo, cuando su ingreso a la parrilla desplaza, cual política de chofer de buseta, a un Pambelé noqueado por el rating. Definitivamente, si así va a comenzar el nuevo Reto Activia de RCN.

Final de la telenovela Los Morales fue lo más visto de Colombia

Únete a la conversación y haz parte de nuestra comunidad dejando tu opinión en nuestros Grupos de Facebook