40 errores garrafales que está cometiendo el Canal RCN

Pink Sauce analiza los que cree son los 40 errores que el Canal RCN está cometiendo y que serían la razón del fracaso en el rating.

Opinión: 40 errores garrafales que comete el Canal RCN
opinion

Tras la nueva derrota sufrida por el Canal RCN en cuanto a las cifras de rating de su nuevo estreno Bloque de Búsqueda, es menester señalar que esta se suma a la larga lista de fracasos por malas prácticas de programación que desde hace ya bastante tiempo vienen aquejando al canal de las tres letras.

Lejos de creer que se han “alejado del gusto del público”, creo que los problemas de RCN son de fondo, y es justo que en este artículo, mencionemos esos 40 comportamientos televisivos que han hecho que RCN siga perdiendo televidentes progresivamente:

1. Vender como “estrenos” telenovelas de hace como 20 años que ya transmitió hasta Jorge Barón.

2. Cambiar intempestivamente el nombre de una telenovela con la telenovela ya al aire.

3. Lanzar más telenovelas y otros productos en el prime time que su canal rival. Y pasarlas todas en el prime time, en esas impopularísimas emisiones de media hora.

4. No despedir a los encargados de programación, así se equivoquen en más de una ocasión con el diseño de la parrilla. Mientras menos responsabilidades se asuman, peor para el canal.

5. Subestimar la inteligencia de un televidente. Igual, ¿quién se va a dar cuenta que En Exclusiva es una mala copia de TMZ?
6. Serruchar el final de una novela exitosa a nivel mundial, solo porque le tiene miedo a lo que programa la competencia. ¿Cierto, Avenida Brasil?

7. Lanzar su propio concurso de cantantes, cuando la gente ya está bien aburrida de los realities de cantantes. Ah, y programarlo a las 10 de la noche, ¡un horario buenísimo! Que lo diga Idol Colombia.

8. Comprar franquicias de realities que internacionalmente se emiten una o dos veces a la semana, y embutirlo como mejor pueda de lunes a viernes.

9. No innovar, sino clonar sus mismos formatos ¿Quién se quejará de Muy Buenos días, si también puede ver Profesión hogar?.

10. Tener en su nómina de presentadores a las personas más odiadas de la TV. Si, don Jota Mario, si, señora Laura Acuña, me refiero a Uds.

11. Engavetar telenovelas propias por, qué se yo, ¿tres, cinco años?.

12. Creer que la gente va a ver “grandes producciones” a las 6 de la tarde. Claro, en el remoto caso que lo que muestren sea nuevo y no una telenovela de hace también 17 años.

13. Aplicar la política del chofer de buseta “Córranse que atrás hay puerta de salida” con los horarios de sus telenovelas, apenas estrenen una nueva.

14. Repetir los elencos de su enfrentado. O al mismo actor al mismo tiempo en dos o tres de sus novelas ¿quién se dará cuenta que Kris Cifuentes sale a las 9 y a las 10 entre Bloque de búsqueda y Azúcar?

15. Explotar la telepornomiseria televisiva hasta acabar con la poca dignidad de los concursantes de sus realities. Cualquier Separados que se dé por aludido.

16. Copiar los nombres de las secciones de su enfrentado. Nadie notará que Espectáculo RCN es casi igual a Show Caracol.

17. Hacer de sus noticieros un ladrillo infumable de promoción de un partido político o del gobierno de turno.

18. Hacer secciones o programas deportivos donde terminen odiando a su presentador o locutor por su marcado favoritismo hacia un determinado equipo.

19. Insistir con programas que una vez ya canceló porque no los veía ni Dios. ¿Para qué pensar en algo nuevo, si se puede reciclar?.

20. Descongelar productos que engavetó por años, aun si en sus elencos tiene actores o actrices ya fallecidos. ¡Nadie se dará cuenta!.

21. Vuelva presentadores a actores sin experiencia como tal. Igual, nadie lo notará ¿Cierto, Patrick Delmas?

22. En sus novelas, creer que ser pobre es sinónimo de ser gente guisa pero “echada pa´lante”, el costeño siempre es flojo y habla diciendo “eche” y “ajá” cada tres segundos, los ricos son elitistas y déspotas… mientras más estereotipos use en una misma novela, mejor.

23. Hacer bionovelas de cuanto cantante fallecido o delincuente haya parido esta tierra. La Televisión no está para educar, suponen.

24. Creer que el sábado es el día de relleno de la semana, y por ello, usarlo como caneca de todos los proyectos que fracasaron entre semana.

25. Ignorar a la TV por cable. ¿Quién dijo que la gente va a preferir ver una serie en AXN, por ejemplo, si pueden pasarla serruchada y emitida cuando y como les dé la gana un domingo?

26. Anunciar rectas finales cuando le falten como 50 episodios.

27. Anunciar lanzamientos como “Muy pronto” y no hacerlo, o hacerlo en cinco o seis meses.

28. Si un programa le medio funciona en rating, trastéelo de horario intempestivamente. La Anónima que se considere aludida…

29. Cuando están colgados de grabaciones de una telenovela que medio les pegan, serruchar su emisión a solo media hora diaria. Igual, nadie se va a dar cuenta.

30. Tener a los jurados de realities más polémicos, pero que no tengan una carrera digna de ser mostrada. Alejandra Azcárate, Marbelle, Alejandro Villalobos, es con ustedes.

31. Refritar telenovelas argentinas o chilenas, pero con elencos de tres pesos. Ah, y dele los peores horarios posibles.

32. Maltratar al único programa que la crítica televisiva le esté aplaudiendo. Asumen que todos los críticos televisivos solo quieren ver arte, no morcillas televisivas que es “lo que le gusta al pueblo”.

33. Hacer lanzamientos de sus telenovelas con tarimas en centros comerciales del sur de una ciudad y músicos muy conocidos por sus casas.

34. Hacer segundas y hasta terceras “temporadas” de las novelas que medio le funcionaron, así la historia original no haya dado para más.

35. Insistir con sus libretistas que hagan bodrio tras bodrio. Porque el bodrio sigue siendo bodrio, así tenga 17 puntos de rating, pero el rayo no cae dos veces en el mismo sitio.

36. Transmitir eventos nacionales o internacionales con locutores que parezcan vender butifarras o presentadores que parezcan vestidos por sus peores enemigos.

37. Comprar los derechos de transmisión de un evento deportivo de alto interés, y ser “tan queridos” de sublicenciar a sus rivales de patio.

38. Auspiciar la transmisión de unos premios televisivos nacionales y anunciarla a determinada hora y no cumplir, al vaivén de los escasos premios que se llevan en la premiación de marras.

39. Atosigar con la publicidad de sus nuevas producciones. Hasta en la sopa, si es posible.

40. No leer este listado, y si lo hacen, no reflexionar sobre en dónde la están embarrando.

Pero si después de leer todo esto y tomar correctivos, los índices de audiencia siguen cayendo, mejor es que en el Canal RCN no insistan más y se retiren con la poca dignidad que les quede. La franja de colores hasta puede darles más rating.