Mafe Bylander abandona el Desafío Súper Humanos por segunda vez

Mafe Bylander abandona el Desafío Súper Humanos por segunda vez. En esta ocasión fue su coterránea y amiga Valentina quien la eliminó.

Mafe Bylander abandona el Desafío Súper Humanos

Después de haber sido reincorporada a la competencia a causa del abandono por lesión de su compañero de región Juan Carlos Arango, Mafe Bylander abandona el Desafío Súper Humanos por segunda vez. La santandereana, que estaba jugando en el equipo de los vallecaucanos porque su región ya desapareció de la competencia, tuvo que enfrentarse a su coterránea Valentina, que ahora juega para los costeños, y en el Desafío a Muerte ésta última fue quien se impuso.

La última prueba de capitanes había dejado como grandes perdedores a los santandereanos, que no solo tuvieron que bajar su bandera, sino que también tuvieron que despedir a Juan Carlos, a quien las lesiones le impidieron seguir en competencia. Y como ya saben quienes siguen el Desafío desde hace años, cuando un competidor sale por razones ajenas a las competencias, el último participante en salir lo reemplaza, fue así como Mafe Bylander regresó a la competencia.

Pero no se encontró precisamente con una grata bienvenida, pues justo cuando regresó se encontró con la sorpresa de que su región era la primera en desaparecer de esta edición del Desafío. Además, al igual que sus ya ex-compañeros de región, Mafe fue enviada a otro equipo por los costeños, que gozaban del privilegio de distribuir a los integrantes de Santander en otras regiones por haber ganado el Desafío de Capitanes. Mafe fue enviada al equipo de los vallecaucanos, Valentina al de los costeños y Leo al de los cafeteros. Y nada más terminar la conformación de los nuevos equipos, los desafiantes se enfrentaron en nuevo Desafío Territorial.

Desafío Territorial

Para este Desafío Territorial en el que solo participaban tres jugadores por equipo, la prueba era de un gran esfuerzo físico y mental, especialmente para uno de los tres concursantes que debía ir encima de un cubo moviéndose por sus caras mientras sus otros dos compañeros lo empujaban. Luego debían pasar por estaciones en donde habían unas figuras en determinado orden y debían memorizarlas para ponerlas en ese mismo orden al final de la pista.

En este Desafío una vez más se impusieron los cachacos que demostraron ser el equipo más superior en lo que va de la competencia y quienes no parecen tener intenciones de ceder playa alta. Fue una sorpresa por otra parte, el buen desempeño de los cafeteros que terminaron en segundo lugar y tendrían que compartir playa con los antioqueños que terminaron terceros. Mientras que los vallecaucanos van de mal en peor y terminaron en los últimos lugares junto a los costeños, que dejaron ver que las pruebas territoriales no son su fuerte.

Con esta nueva distribución de territorios unos terminaron contentos y otros no tanto, pero todos esperaban con ansias el nuevo Desafío de Salvación ya con menos equipos en competencia.

Desafío de Salvación

Este Desafío de Salvación fue distinto a los anteriores, pues la prueba no requería especialmente de fuerza sino de concentración, agilidad y puntería. Era una especie de baloncesto pero en un lago en el que el agua daba a la cintura. Como había un equipo menos que antes, fueron solo dos enfrentamientos, uno de tres equipos y otro de dos. En el de tres se enfrentaron los cachacos los antioqueños y los vallecaucanos, y fue ganado por el equipo paisa, que tuvo más puntería a la hora de encestar.

En el otro desafío se enfrentaron costeños y cafeteros y para sorpresa de todos, los cafeteros se impusieron contra sus antiguos compañeros de playa. Esto dejó en evidencia que la llegada de Leo al equipo de los cafeteros mejoró el rendimiento del grupo de sobremanera y parece haberles dado un nuevo aire a Alejandro y a Tomás. Por esta vez, tanto antioqueños como cafeteros se salvaron de un Desafío Final del que habían participado siempre, además ambos equipos comparten playa y la convivencia entre ambos grupos es bastante buena.

Desafío Final

En playa bronce los ánimos no eran los mejores, pues a pesar de la buena actitud de los costeños, tanto ellos como los vallecaucanos tendrían que ir al Desafío Final y además sin haber comido ni dormido bien por las condiciones del lugar.

Ya en la prueba, los tres equipos que perdieron el Desafío de Salvación se enfrentaban en una prueba que consistía atravesar una pista varias veces por relevos para completar una torre de tablas al final de ésta, era mucha velocidad y algo de destreza.

Pero aquí hubo una gran polémica en una acción que algunos participantes tildaron del juego sucio, pues en cuanto empezó la prueba los concursantes Ninja y Makina chocaron y éste último cayó al suelo, algo que para los cafeteros fue una maniobra desleal del cachaco, mientras que para los de la capital fue solo un accidente.

Al final la prueba la ganaron los cachacos que obviamente se alegraron de no caer en el Desafío a Muerte, mientras que los otros equipos cuestionaron la acción de Ninja y lo tildaron de tramposo.

Para los vallecaucanos fue un golpe bajo por parte de los cachacos, y después de haber sentido que ambos equipos tenían una amistad, especialmente luego de que los cachacos invitaran a los del valle a compartir el privilegio por el Desafío Territorial, ahora Makina y su equipo ya no veían con buenos ojos a los cachacos, especialmente a Ninja por lo que hizo.

Por otro lado y después de la derrota, ambos equipos enviaron al Desafío a Muerte a sus nuevas integrantes, Mafe y Valentina por ser de otra región y porque en el caso de los vallecaucanos, Leandro argumentó que gran culpa de la derrota la tuvo Mafe, aparte del episodio con Ninja, claro.

Desafío a Muerte

Habiendo sido sentenciadas las dos santandereanas por su condición de “adoptadas”, no les quedó más remedio que competir entre ellas por ver quien se quedaría en el Desafío. Como en casi todas las pruebas, aquí las concursantes debían demostrar su fuerza, velocidad y destreza en una pista de obstáculos.

Al final Valentina fue quien tuvo más habilidad en todo sentido y pudo terminar la prueba antes para permanecer una semana más en el Desafío, mientras que lo de Mafe fue de entrada por salida y demostró ser una de las concursantes con peor desempeño en lo que va de la competencia.

En su visita a los territorios para la despedida, en cada playa que visitó Mafe “lanzó dardos envenenados” hacía Leo y dijo que nunca tuvo sentido de pertenencia con la región de los santandereanos, que la relación entre ambos nunca fue buena y que para ella, la única santandereana que quedaba en competencia era Valentina.

Este Desafío cada vez se pone mejor no solo porque los concursantes de bajo rendimiento han salido poco a poco, sino porque ya empiezan a aflorar algunas enemistades. Veremos que sorpresa nos traerá el programe en el próximo episodio.