Hija adoptiva de Woody Allen afirma que su padre la tocó cuando era niña
Woody Allen en una entrevista. (Foto: Ap)

Hija adoptiva de Woody Allen afirma que su padre la tocó cuando era niña

La hija adoptiva del legendario cineasta americano Woody Allen, afirma que cuando era niña su padre la tocaba.

Dylan Farrow, de 32 años, hija adoptiva de Woody Allen y la actriz Mia Farrow, denuncia desde hace años que su padre la tocó cuando era niña. Pero ahora espera que finalmente le crean.

Allen se peleó amargamente con Mia Farrow y la dejó en 1992 por la hija adoptiva de la actriz, Soon-Yi Previn, entonces de 21 años. Asegura que el abuso contra Dylan es una mentira de Mia Farrow para vengarse de él por escaparse con Soon-Yi, con la cual finalmente se casó y tiene dos hijos.

Ahora, con la tormenta desatada por los movimientos #MeToo (Yo también) y Time’s Up (Se acabó el tiempo) contra el acoso y el abuso sexual que hundieron al poderoso productor de Hollywood Harvey Weinstein o a actores de la talla de Kevin Spacey, Dylan Farrow dice que es hora de que le crean.

“Soy creíble y digo la verdad”, dijo Dylan Farrow al canal CBS en un extracto de una entrevista televisiva que será difundida en su totalidad el jueves.

Daniela Ospina ya tendría un nuevo amor

“¿Por qué no debería estar enojada? ¿Por qué no debería estar herida?”, preguntó Farrow, que aseguró que su padre abusó de ella cuando tenía siete años.

“¿Por qué no debo sentir algún tipo de indignación porque después de todos estos años me hayan ignorado, no me creyeran y me apartaran a un lado?”.

Dylan Farrow detalló los abusos de su padre por primera vez en 2014, en una carta abierta publicada en el New York Times. Y volvió a repetirlos recientemente en diciembre en una columna en el diario Los Angeles Times titulada: “¿Por qué la revolución del #MeToo perdona a Woody Allen?”.

Un largo artículo en la revista The New Yorker de su hermano Ronan Farrow, hijo biológico de Woody Allen y Mia Farrow, ayudó a destapar el escándalo que tumbó a Harvey Weinstein.

Tras las denuncias de Dylan Farrow, el prolífico Allen, que ha dirigido más de 50 películas y ganado cuatro Óscar, siguió siendo venerado, sobre todo en Europa.