Gillola González tercera eliminada del Desafío Súper Humanos

Gillola González es la tercera eliminada del Desafío Súper Humanos luego de enfrentarse en un duelo a muerte con Leo de los santandereanos.

Tercera eliminada del Desafío Súper Humanos

Tercera eliminada del Desafío Súper Humanos. En el capítulo de anoche se llevó a cabo un nuevo desafío a muerte con los mismos equipos como protagonistas. Tanto santandereanos como cafeteros volvieron a quedar en los últimos lugares del desafío final y por eso tuvieron que enviar cada uno a un integrante al desafío a muerte. Por el equipo de Santander Leo acudió voluntariamente al llamado, mientras que los cafeteros mandaron a la guerra a la única mujer del grupo.

Luego del segundo desafío territorial del que los vallecaucanos salieron victoriosos y que en general no tuvo muchos cambios en cuanto a la distribución de las playas, el equipo vencedor además de poder disfrutar de los lujos de playa oro, tenía la oportunidad de asistir a una fiesta tradicional de Trinidad y Tobago junto con otros dos equipos que ellos eligieran, y decidieron invitar a los costeños y a los antioqueños porque sintieron más afinidad con ellos que con los demás equipos.

En la fiesta los tres equipos departieron y la pasaron muy bien. También algunos participantes de distintos equipos dejaron saber que no sienten mucha afinidad con otros equipos, en especial con los cachacos a quienes consideran como aislados y poco sociables.

Desafío de salvación

Pasada la noche de fiesta llegó un nuevo día, y con él una nueva competición. Era tiempo ya de competir en un nuevo desafío de salvación por lograr la permanencia en el juego. De nuevo la competencia fue por parejas, tres ganan y tres van al desafío final. Con respecto a la competencia en sí, en esta oportunidad se trataba de duelos individuales en los que los participantes se posaban en una plataforma y debían empujar a su contrincante fuera de ella para sumar puntos y así ganar la competencia.

Fue un desafío muy emocionante que dejó ver toda la fuerza y tenacidad como el participante de los costeños Ángel que ganó su duelo personal en menos de 5 segundos. Por equipos los duelos fueron similares a los del primer desafío de salvación y otra vez se salvaron los mismos: cachacos, vallecaucanos y costeños. Mientras que a los otros equipos les esperaba un nuevo desafío final.

Desafío final

Cafeteros, santandereanos y antioqueños se vieron nuevamente las caras en el desafío final que tenía una prueba en equipo tipo crossfit en la que los concursantes debían manejar coordinación, combinar fuerza y superar obstáculos juntos en la pista para hacerse con la victoria.

Al igual de lo que ha venido pasando en las últimas pruebas, los protagonistas fueron los mismos: los antioqueños ganaron la prueba y santandereanos y cafeteros se verían de nuevo en el temido desafío a muerte.

Desafío a muerte

Otra vez los mismos dos equipos se enfrentaban por no perder otro integrante, no sin antes hacer la debida votación en el juicio y elegir quien iría a jugarse la vida en el desafío. Los santandereanos volvieron a tener un sacrificado voluntario, que en esta ocasión fue Leo, quien se ofreció a participar de esta batalla, y a quien se le vio muy motivado luego de un flirteo que tuvo el día anterior con Paola Usme, la concursante del equipo antioqueño, a quien le dijo que había soñado con ella y que en el sueño eran novios.

En el otro lado, los cafeteros, luchando por no caer en la absoluta desmotivación, muy a su pesar tuvieron que ir de nuevo a juicio y elegir a otro concursante para ir al desafío a muerte. En esta oportunidad la sacrificada fue Gillola, la última mujer que quedaba en el equipo y a quien se le ha visto muy triste y afligida desde el primer día.

Ya sentenciados, Leo y Gillola se enfrentaron en una prueba que medía la pericia física y la destreza mental de los concursantes, que debían resolver un rompecabezas al principio de la prueba y después atravesar una pista con distintos obstáculos como redes horizontales y verticales y colgantes, entre otras cosas.

Al final de la prueba se pudo decir que solo hubo un concursante en juego, Leo, quien fue el ganado y demostró que es un competidor de respeto. Gillola por su parte no pasó del primer obstáculo que era el rompecabezas y en la prueba demostró lo que fue su pobre desempeño a lo largo del desafío, del que se marcha con una mala imagen, pues siempre fue detrás de los otros competidores y le aportó muy poco o nada a su equipo en las pruebas.

Otra llama que se apaga en la tempestad del desafío y al equipo de los cafeteros le llueve sobre mojado, pues en esta fase de la competencia es el único equipo que ha perdido participantes y además ya solo quedan dos de ellos, lo que los deja muy diezmados de cara a lo que viene. Ojalá que los integrantes que quedan en el equipo puedan sobrellevar esta difícil situación y de paso, que le den un envión anímico a la competencia para que sea más disputada.