El capitán que pierda verá desaparecer a su equipo