¿Podrá Masterchef Junior deleitar a la audiencia?

Masterchef Junior supone una alternativa frente a un Desafío India que ha perdido el norte, pero ¿será suficiente para complacer al público?

Opinión: ¿Podrá Masterchef Junior deleitar a la audiencia?
opinion

Masterchef Junior es la propuesta con la que RCN busca recuperar, como si fuera la Jerusalén de las Cruzadas, el difícil horario de las 8 de la noche. Tal como, paso a paso, lo logró la versión senior, a la cual evocaron al comienzo del episodio. La cocina del Canal RCN se llenó de colores para dar cabida a los niños que, entre los 8 a los 13 años, aspiraban a emular a sus pares de Australia, España y Estados Unidos, algunos de los países donde la franquicia Masterchef ha hecho su versión infantil.

Las bazas de RCN consistieron, básicamente, en el enorme carisma de Claudia Bahamón, y los méritos de los jurados, dos de los cuales vienen de la versión adulta. Aunque hubiese sido deseable que estuvieran los tres de aquella, la ausencia de Paco Roncero (quien ahora está en Top Chef en España y envió un mensaje en video a los 60 aspirantes) fue apropiadamente suplida por Jose Ramón Castillo, experto chef chocolatero como jurado internacional, y siento que este fichaje fue acertado. Castillo tiene el carisma y conocimientos necesarios para esta labor.

Hasta aquí, todo parece miel sobre hojuelas para el formato de RCN, pero ¿Qué clase de niños participarán en este formato de telerrealidad? Podrían buscar niños maquiavélicos como Sarah, de la primera temporada gringa u optar por otros que generen una convivencia edulcorada como pasa en las temporadas australianas. En el caso colombiano, llegó a parecer que buscaban versiones infantiles de los participantes senior: Sara Garcés parecía una pequeña Claudia, Manuel como la versión mini de Wilmar (el de los platos sobrecargados en decoración) o Juan José llorando como Lucho -aunque ninguno de ellos avanzó, claro está-.

¿Vale la pena ver Masterchef Junior? Tal vez sí, si lo que busca es huir a las peleas de verduleras de un Desafío India que más bien parece “Desafío-al que-pele-mas-el-cobre”. Pero, en lo personal, los realities con niños me aburren solemnemente. La audiencia asumió de manera tibia a este debut (tal como pasó en la versión adulta), aunque se recortaron las distancias que tenía su fracasado antecesor, Un minuto para ganar Kids, respecto del reality del canal de La Floresta. Amanecerá y veremos si el Canal RCN vuelve a disfrutar las mieles del éxito con los niños cocineros, o se le quema el pan en la puerta del horno.