Siete pecados que no se pueden cometer al producir un reality

Con su particular estilo, @Pink_Sauce recomienda a productores siete pecados que no se deben cometer al producir un reality para televisión.

Opinión: 7 pecados para no cometer al producir un reality
opinion

Estimado productor de TV ¿quiere tener un reality show exitoso? Pues a continuación les diremos cuales son los siete pecados a no cometer:

1- Mal casting: El universo de situaciones en estos programas depende mucho del casting que se elija: Si casi todos muestran un perfil bajo, la audiencia también tenderá a la baja. Si se espera una convivencia muy sexual, no pueden llenarse de participantes casados o comprometidos. Ese fue parte del fracaso de Gran Hermano en Colombia.

2- Una convivencia muy forzada: A veces a los concursantes hay que darles un “empujoncito” para que los conflictos surjan, pues nadie verá una convivencia aburrida. Pero esos empujoncitos deben ser muy sutiles, no libreteados, como ocurrió en Mundos Opuestos, donde todo se vio como una mala copia de la franquicia chilena.

3- Horarios infames: Cuando los resultados de Rating no favorecen a un canal, se tiende a irrespetar al televidente trasteando de horario el Reality. Error: Eso espanta mas audiencia que la que se recupera. No se quien pensaba en RCN que pasar Idol Colombia a las 10 de la noche era una buena idea.

4- Conductores sin carisma: aunque el presentador del programa no necesariamente interviene en la generación de conflictos dentro del mismo, lo cierto es que hay personajes que hacen mala imagen al producto. Que alguien asuma ya que las peores temporadas del Desafío fueron todas aquellas donde Víctor Mallarino estuvo con sus gafas oscuras hasta para ir al baño.

5- Jurados insoportables: En todos aquellos shows que se basan en el talento, tener un jurado cuchilla, vaya y pase, Dos es demasiado. Por eso Colombia tiene talento 2 no pegó. Ya era difícil soportar a Alejandra Azcárate, y enciman a José Gaviria. Next!

6- Abusar del formato muy seguido: NUNCA lance de seguido una nueva temporada tan seguido de la que acaba de finalizar. Y no repita los mismos trucos que atrajeron Rating en una temporada en la siguiente. Ejemplo del primer caso fue Factor X; que pasó de acabarse con bombos y platillos en diciembre del 2005 a estrenar nueva temporada apenas terminando enero del 2006, y para mas saturación, tener versiones con famosos y niños ese mismo año. Y ni hablar de lo desastroso que fue para Protagonistas de nuestra tele en 2013 el asunto de la Revolución o la expulsión de Yina (casi calcada de la de Elianis en 2012).

7- Traicionar las bases que han sido el éxito del programa: Si no está roto, no lo arregles, dicen por ahí. Televisivamente, la audiencia espera cambios de una temporada a la otra, pero no que desnaturalicen al programa. De ahí la tibia acogida a Yo me llamo, la conquista de América. No falta quien reclame la presencia de la polémica Amparo Grisales, y si a ello le agregas la ausencia de esa etapa previa de escogencia de los concursantes ( que despertaba las risas de muchos televidentes), es de entender porque la franquicia que parecía invencible, hoy ya no lo es.