Cuando los errores de programación deben costar cabezas

Con su peculiar estilo Pink Sauce nos da una mirada a los recientes cambios en programación del Canal RCN en su lucha por liderar el rating.

Opinión: Los errores de programación deben costar cabezas
opinion

Ya habíamos hablado que Colombia Grita Gol no había generado feedbacks positivos entre los telespectadores, quienes siguen prefiriendo, en una lucha entre un ciego y un tuerto, al Gol Caracol como formato para ver los partidos de la Copa América. Las causas de esa poca aceptación se conocen de sobra. Pero lo ocurrido el pasado lunes 13 de junio es la muestra mas patética de que, si no hay urgentes cambios en el departamento de Programación del canal de las tres letras, su crisis de audiencias se va a seguir agravando.

Parte del desastre se veía venir cuando, en medio de la transmisión del partido México-Venezuela, Hernán Peláez se quedó narrando solo por varios minutos, por motivos aun no del todo esclarecidos. En todo caso, Colombia grita gol hace aguas, no gusta y difícilmente la gente preferirá seguirlos en ulteriores torneos.

Pero lo peor estaba por venir: No hay derecho a publicar como programación oficial un partido que, en realidad, nada definía (tanto Uruguay como Jamaica estaban ya eliminados), y luego, abruptamente, y sin explicación, cambiarlo por la emisión de las novelas que pasan en ese horario como ‘Bloque de Búsqueda’ y ‘Azúcar’. El resultado: Otra vergonzosa derrota en audiencias (4.7 y 4.1 de los precitados productos de RCN contra 8.8 del partido en comento por Caracol), que demuestra que la indignación y burlas que, en redes sociales despiertan las pifias de programación del canal de Las Américas.

Abiertamente me pregunto: ¿Qué sostiene a Sara Gutiérrez, vicepresidente de programación del Canal RCN, cuando en casi dos años, ha sido frecuentemente vapuleada por sus rivales de patio?. Diomedes, Lady y el relativo éxito de Masterchef (primera temporada) son solo pañitos de agua tibia en el cáncer terminal que aqueja a RCN: La audiencia los aborrece y se siente mas que irrespetada ante tanto cambio repentino en la programación.

La guillotina debe caer por los dados de RCN. Hacer rodar cabezas que toman malas decisiones es crucial en estos momentos. Que lo que no sirve, que no estorbe.