Amy Winehouse murió por abuso del licor

Milena López, Laura Acuña y Adriana Betancur. (Twitter)

Amy Winehouse falleció por haber consumido excesivas cantidades de alcohol, dijo el miércoles una forense británica, quien concluyó que se trató de una “muerte accidental”.

La considerada “diva del soul”, cuya muerte el pasado 23 de julio a los 27 años conmocionó a sus seguidores en todo el mundo, tenía 416 miligramos de alcohol por cada 100 mililitros de sangre, y el límite para conducir es en el Reino Unido de 80 miligramos.

La juez forense Susann Greenway, que concluyó en su veredicto que la muerte de la famosa cantante fue “accidental”, recordó que “una cantidad tan elevada de alcohol en su cuerpo pudo hacerla dejar de respirar y entrar en coma”.

Durante la vista de este miércoles, a la que asistieron los padres de la cantante, se reveló que la Policía encontró en el apartamento de Amy Winehouse tras su muerte tres botellas de vodka, dos grandes y una mediana.

El padre de Amy Winehouse, Mitch, reveló en una entrevista en septiembre que su hija sufría convulsiones a causa de su larga y conocida batalla con el alcohol.