Barney ahora se dedica a dar clases de sexo tántrico

El actor David Joyner David Joyner, quien le dio vida al dinosaurio Barney entre 1991 y 2001, dejó de dar tiernos abrazos para ofrecer clase de sexo tántrico.

Barney ahora se dedica a dar clases de sexo tántrico • Entretengo
Rodaje del programa de Barney. (Youtube)

David Joyner, quien le dio vida al dinosaurio Barney entre 1991 y 2001, dejó de dar tiernos abrazos para ofrecer experiencias “armónicas”.

El intérprete ahora es un reconocido “sanador espiritual y especialista en masaje y sexo tántrico”. Se trata de una legendaria práctica oriental en la que no hay penetración, generalmente, sino una serie de movimientos de fricción para estimular la energía corporal y lograr un “orgasmo interno”.

“Todo se desarrolla, crece y evoluciona a partir del amor. Cuando has bloqueado la energía emocionalmente, la mejor manera de eliminarla es eliminarla con amor y luego reemplazarla con el amor divino de Dios. El amor sana y te permite seguir creciendo”, dijo Joyner en entrevista con la revista Vice.

Eduardo Yáñez revela por primera vez los motivos de pelea con su hijo

En la actualidad, Joyner cuenta con 30 clientas, porque solo atiende a mujeres que lo contactan a través de la red social Tinder o “voz a voz por la experiencia que les cuentan sus amigas”.

Esta práctica la inició desde los años 90, pero fue en 2004 cuando decidió emprender su “misión armónica”.

Cada sesión cuesta cerca de 350 dólares y dura alrededor de 4 horas. Semanalmente atiende dos o tres mujeres.

En cada encuentro “las diosas”, como llamas a sus clientas, reciben un baño ritual, un equilibrio de chakras y un masaje sanatorio con el que pueden experimentar “orgasmos cósmicos y alucinantes”.

Joyner aseguró en la entrevista con Vice que interpretar a Barney le abrió la puerta a la espiritualidad porque “estaba destinado a hacer este personaje. Muchos de los elementos de Barney fueron muchas de las cosas con las que estaba entrenando en el tantra”.

Avatar de Frank Orozco

Frank Orozco

hace 4 semanas