Pelea entre los novios de Kimberly Reyes y Lily Díaz

La semana pasada hubo una pelea entre los novios de Kimberly Reyes y Lily Díaz, el novio de la actriz golpeó al otro hombre con un arma.

Pelea entre los novios de Kimberly Reyes y Lily Díaz

Si bien las dos mujeres tienen una versión diferente de lo ocurrido, este fin de semana se conoció la noticia de una pelea entre los novios de Kimberly Reyes y Lily Díaz, hija del ‘cacique de la Junta’ Diomedes Díaz. A pesar de que aún no se ha sabido sobre la verdad de los hechos, lo cierto es que uno de ellos agredió al otro y éste último demandó a su agresor.

Este sábado el programa La Red del Canal Caracol reveló la noticia sobre la riña entre los novios de Kimberly Reyes y Lily Díaz. Según contó el programa de variedades, ambas mujeres fueron entrevistadas sobre lo ocurrido y curiosamente, cada una dio una versión distinta sobre lo sucedido.

Cuando le preguntaron a Díaz sobre lo ocurrido, dijo que todo sucedió después de una fiesta a la que asistieron las dos parejas y de allí salieron los cuatro junto con otros amigos para la casa de Francisco Severini (novio de Kimberly Reyes). Una vez en la vivienda de éste, según Díaz, ya con el efecto de los tragos encima Severini creyó haber visto al novio de Díaz mirando de forma morbosa a Reyes, y esto lo enfadó tanto que sacó un arma y con la culata golpeó al novio de Díaz.

Pero la versión de la actriz es muy distinta, pues ella asegura que ni ella ni Lily Díaz estaban presentes en el momento de la pelea, y que todo ocurrió en medio de una confusa disputa en la que el novio de Díaz estaba defendiendo a un tercero y que por esta razón Severini lo golpeó. Pero según contó el medio citado, Kimberly Reyes defendió a su novio y le restó importancia al asunto afirmando que solo se trataba de “cosas de hombres”.

Independientemente de cuál sea la versión real de los hechos, lo cierto es que la agresión deja malparado a Severini, pues contra él ya pesa una demanda por parte de Evelio Escorcia (novio de Díaz) por lesiones personales, veremos en qué termina todo este escándalo que desde luego va más allá de solo “cosas de hombres”.