Hermano de Mariah Carey asegura que su hermana es alcohólica

Sul hermano asegura que hace mucho tiempo que no loa ve sobria y que lo más probable es que Mariah Carey tenga problemas con el alcohol.

Mariah Carey en problemas con el alcohol

El hermano de Mariah Carey teme que el alcohol acabe con la artista ya que hace mucho tiempo que no la ha visto sobria.

Morgan, hermano de Mariah Carey, afirmó que la cantante tiene un fuerte problema de adicción, tanto al alcohol como a los medicamentos, por lo que cree que no es capaz de cuidar de sus gemelos de cuatro años -Moroccan y Monroe- y teme que muera igual que Whitney Houston.

“Mariah bebió durante su embarazo, e incluso cuando daba el pecho. No puedo decir que la haya visto sobria, y eso es alarmante”, reveló en entrevista a la National Enquirer.

Así mismo, afirmó que los problemas de la cantante comenzaron cuando empezó a tener problemas de salud mental, en julio de 2001, cuando se le diagnosticó una crisis emocional y física. Desde entonces, intenta olvidar sus problemas con vino y champaña. También asegura que su hermana toma a diario diferentes medicamentos, entre ellos Zyprexa, Ativan y Depakote. “No tiene apoyo a su alrededor y ella no es mentalmente capaz”, añadió.

Morgan está preocupado de que la cantante haya “sacado de su vida a las únicas personas en las que podía confiar”, por lo que los que han quedado a su lado -dice- son los que deberán cuidar de ella o serán responsables de lo que le pueda ocurrir.

“Si mi hermana aparece muerta… no miraré a otro lado. ¡Todo el que le está llenando la copa está poniendo en peligro su vida!”, finalizó.

Mariah ingresó la noche del 25 de julio de 2001 a un hospital neoyorquino después de que su madre pidiera ayuda de urgencia a la policía a causa de la crisis nerviosa que sufría su hija y que algunos allegados relacionaron con el intenso ritmo de trabajo que seguía la cantante y los problemas en la relación que mantenía con el cantante Luis Miguel.

Algunos rotativos neoyorquinos, informaron en aquella ocasión que la actriz se encontraba muy deprimida al llegar al hospital y que tenía las muñecas vendadas, lo que desató conjeturas sobre un supuesto intento de suicidio, el cual después fue desmentido por personas cercanas a la intérprete.