Johana Bahamón y su nueva vida como mamá separada

Carolina Cruz está embarazada de su actual pareja Lincoln Palomeque.

Desde que se separó del cantante Andrés Cabas, hace cinco meses, la actriz mantuvo un mutismo total.

Mediana (1,68 m), bella y rubia como una valquiria, Johana Bahamón (27) podría ser una de esas mujeres cuyo físico aturde, pero no es así. Su chispeante mirada aceituna es cálida y tiene una naturalidad única. Esos ojos la delatan, revelan su agrado o rechazo al instante.

Como es de esperarse, su nueva casa de mamá soltera es una prolongación de sí misma: sofás coloridos, paredes con detalles contemporáneos, luces instaladas estratégicamente para darle ese toque bohemio que tanto le gusta.

Esquinas salpicadas de arte y de piezas cuidadosamente elegidas… Y toda decorada por la intuición de la blonda, con la libertad de fusionar estilos, de crear el propio… La seducción del diseño, by Bahamón, es ecléctica.

En una cálida habitación, en la que se encuentran dos minipianos, una piscina repleta de pelotas de plástico, dos triciclos, juguetes por doquier y el sello de Simón, su primogénito, nos sentamos para hablar de su separación, de sus proyectos, de la nueva Johanna que asume cada propósito como un desafío, sin dudas ni arrepentimientos y muy serena…

¿Cómo ha vivido su separación?

Todo ha sido tranquilo; igual, estoy muy ocupada todo el tiempo y eso ayuda; si no estoy trabajando, estoy con Simón o si no ensayando una obra de teatro… Tengo una ventaja porque mi separación fue en unos términos excelentes, sin dolor, la manejamos bien.

¿Por qué decidieron separarse?

Fue por cualquier razón que quieras imaginarte, menos por falta de amor. Ese afecto que teníamos lo transformamos para concentramos en Simón; no ha sido nada traumático. Con Andrés nos queremos muchísimo y nos vamos a adorar siempre; desde el primer día que nos conocimos nos fuimos a vivir juntos… Tuvimos algo fuerte.

Pero, entonces ¿qué pasó?

Simplemente ese amor se transformó, ya no sentíamos lo mismo, él andaba en lo suyo, yo con el niño, en un momento vimos que estar separados era lo mejor para él, para Simón y para mí y tomamos esa decisión pensando sobre todo en el bebé.

¿Cómo ve ahora a Andrés?

Es y será el mejor papá de Simón para siempre. Lo añoro por lo bueno que fue: un esposo increíble, el más consentidor, amoroso, detallista, totalmente entregado a mí, increíble.

En su momento se rumoró una infidelidad…

No, no la hubo.

¿Quién ha sido su apoyo en este tiempo de cambios?

Él mismo ha sido mi apoyo y yo el suyo. Obviamente a veces nos da duro a los dos, pero nos hemos acompañado porque sabemos que es por el bien de nuestro hijo.

¿Y no siente algo cuando oye los chismes de que él ya está saliendo con alguien?

De mí se ha inventado que estoy saliendo con gente, con mi ex Luis Alejandro y más. Realmente si nosotros no les paramos bolas a esos chismes de casados, menos nos importan ahora. Somos respetuosos con nuestra privacidad, a mí no me interesa la de él y espero que a él no le interese la mía.

¿Ya hicieron una separación legal?

Humm… pues es que nuestro matrimonio fue budista, aunque igual sí es legal aquí. No la hemos hecho, pero pues sí la tenemos que realizar.

¿Hay posibilidad de regresar con Cabas?

No.

¿Por qué tan tajante la respuesta?

Es algo que tengo muy claro. Hay un amor más grande que tenemos los dos ahora, que es nuestro hijo; ver que nació como fruto de lo que sentíamos hace que queramos lo mejor para él…

Ya lleva cinco meses separada, ¿no le dan ganas de salir con alguien más?

Ahora mi meta es Simón, solo quiero dedicarle tiempo a él. Estoy tranquila, disfrutándolo cada segundo, me llena totalmente. Obvio que llegará otra persona y retomaré mi vida sentimental; pero por primera vez, no tengo afán.

¿Y tendría otro hijo?

Sí, totalmente, y me voy a volver a casar. Estar casado es el estado ideal y suena irónico porque me acabo de separar, pero uno deja su egoísmo para pensar en familia, en construir algo juntos. No quiero que Simón sea hijo único y creo que es más factible que yo tenga un hijo a que Andrés tenga otro.

¿Cómo se dividen el tiempo de Simón?

El que viaja y tiene más cosas que hacer es Andrés, yo estoy siempre aquí. Pero cuando él llega lo primero que quiere hacer es verlo. Esta es su casa y puede estar con él cuando quiera, cuando él pueda.