Carolina Sabino, solterita y a la orden