Cantante Ana Torroja, condenanda a pagar 1,4 millones por fraude fiscal

Ana Torroja fue condenada a cárcel pero llegó a un acuerdo para sustituir su pena por una compensación monetaria. Detalles acá.

Ana Torroja fue condenada a cárcel pero llegó a un acuerdo para sustituir su pena por una compensación monetaria.

En la ciudad costera de Palma de Mallorca la vocalista de una de las agrupaciones que participó del boom del rock en español se declaró culpable de tres delitos fiscales. La juez del recinto le condenó inicialmente a cinco meses de prisión pese a que el ente acusador solicitaba tres años como mínimo.

Pese a esta condena, Ana Torroja no irá a la cárcel, la voz de ‘Mecano’ llegó a un acuerdo en el que solventará su falta con dinero. De acuerdo al Huffington Post la suma que pagará la artista se repartirá entre una multa de 9.000 euros y otra de 1.392.989.

Las tres evasiones de impuestos asociadas y reconocidas por Torroja se cometieron en los años 2003, 2006 y 2007, según reseña El País de España. El mismo diario también informó sobre la investigación que cursa sobre otros tres episodios que estarían relacionados con el mismo crimen.

La sentencia de Torroja ante la justicia española tiene distintos agravantes que fueron subestimados por su colaboración en el proceso, el cual, ha destapado toda una trama de evasión fiscal asociada con el bufete Feliu de la misma ciudad en la que fue juzgada.

El equipo de abogados que se relaciona con las distintas actividades comerciales de la española ya ha visto la condena de cuatro de sus integrantes.

Ana fue condenada a cárcel pero llegó a un acuerdo monetario

De acuerdo a la representante legal del Estado en el juicio, la cantante se valió de una estructura societaria para delinquir contra el patrimonio, un grupo de empresas que funciona en las Antillas Holandesas, Holanda, Panamá y España.

El fiscal Juan Carrau, ante quien Torroja evitó pronunciarse en distintas ocasiones de acuerdo a El País, también la acusó de reiteradamente evadir la justicia simulando que residía en el Reino Unido.

Por parte de la madrileña solo quedó una frase, pronunciada al salir del recinto, según El País: “Esta es la única forma de pasar página y seguir con mi vida”.