Actor John Mario Rivera espera ser Royne Chávez en novela sobre la vida de Marbelle

Por: María Mónica

hace 7 años

“Vamos a ver. Por ahora voy a presentarme al casting, pero me encontré con un material muy bueno sobre él y lo estoy analizando mucho. Si me quedo con el personaje, chévere”, dice.

Hace 14 años, cuando Jhon Mario Rivera se estrenó como actor de televisión en Clase aparte, serie juvenil sobre la vida de los estudiantes, interpretó a uno de los alumnos más churros del plantel. Su apariencia física era totalmente distinta: tenía admiradoras a granel y se perfilaba como uno de los nuevos galanes.

Hoy, las cosas han cambiado. Admite que sigue teniendo fanáticas, pero en menos proporción que antes y ya no es visto como uno de los ‘galancitos’ de la televisión, sino como un buen actor.

Precisamente, por su contextura gruesa lo acaban de contactar para que presente audición como Royne Chávez (ex esposo de la cantante Marbelle).

Sus kilos de más, paradójicamente, lo han hecho obtener papeles que le han dejado reconocimiento. En La saga le dio vida al teniente Santamaría; estuvo en Francisco el matemático como el papá de Luna; protagonizó la película Las cartas del gordo, de Dago García, y ha participado en elencos como Criminal y El ventilador. Además, ganó más popularidad en Nuevo rico, nuevo pobre, con el papel de un jefe solapado, lagarto y morboso.

Ahora es Cuervo en Las detectivas y el Víctor, un personaje que, gracias a los 36 puntos de share promedio (porcentaje de televisores encendidos) que mantiene la telenovela, según datos de Ibope, le ha generado una gran visibilidad, tanto que Rivera recibe toda clase de comentarios cuando sale a la calle. “Me tratan de asqueroso para arriba. Me dicen degenerado, puerco, cínico. Pero eso me confirma que estoy haciendo las cosas bien y que por eso genero ese tipo de sentimientos”, dice.

Un caleño adoptado

La televisión no ha sido la única escuela de Rivera. Sus 18 años de experiencia, luego de graduarse de la Academia Superior de Artes de Bogotá, los ha dedicado también a las tablas y a la enseñanza.

En teatro ha hecho varias obras, la más destacada La Cándida Eréndira,que él dirigió, y con la cual llegó a Cali, motivado por el maestro Alejandro González Puche, para quedarse por tres meses. Pero se amañó y resultó viviendo en esa ciudad durante ocho años. Allá se casó y formó un hogar. Hoy tiene un hijo de 6 años.

Con esa obra ha recorrido gran parte de Suramérica. Ha hecho otras como Entre Pucho y Pola, al lado de Mauricio Vélez, y Vip, la felicidad se vende, que este fin de semana presentó en Cali con el nombre de VIP, no solo las pirámides tumban, junto a Rodrigo Candamil y Adriana Romero.

De maestro a cineasta

El conocido Cuervo en la serie Las detectivas y el Víctor también es maestro de actuación. Hace cinco años decidió montar Estudio Actores, su academia de teatro en Cali, y ya cuenta con 180 alumnos, entre egresados y nuevos. Lo han respaldado en talleres actores como Robinson Díaz, Pepe Sánchez, Ricardo González, Carlos Serrato, Jhon Álex Toro, Fernando Solórzano, Julio César Herrera y Humberto Rivera. Y uno de sus proyectos a mediano plazo es abrir una sucursal de la academia en Bogotá.

Mientras tanto, no solo se luce con Cuervo, sino que el tiempo libre lo dedica a pulir la que será su ópera prima, Nadie sabe para quién trabaja, una película en la que trabaja hace dos años y que, si todo sale como lo tiene previsto, comenzará a rodar en noviembre.

Fuente
EL Tiempo