Homenajes al ‘rey del pop’ y Beyoncé, protagonistas en VMA

Por: María Mónica

hace 7 años

Single Lady fue proclamado video del año en la 26 edición de los galardones. En una noche dominada por las mujeres, Beyoncé y Lady Gaga empataron con tres estatuillas. Janet Jackson y Madonna abrieron con un homenaje al desparecido Michael Jackson.

Beyoncé se hizo con tres “Moonmen” -las figuras de astronautas con que se galardona a los premiados-, ya que también recibió los de mejor coreografía y edición, todos con su Single Lady.

Los mismos premios logró Lady Gaga, que, como Beyoncé, contaban con nueve nominaciones y que finalmente recibió los de artista revelación con Poker Face, y mejor dirección artística y efectos especiales con Paparazzi.

Aunque la primera podría ser la ganadora oficial de la noche, tanto por su mejor video del año como por su elegancia, Lady Gaga también podría serlo por haber sido la que más llamó la atención con sus excéntricos trajes.

La joven Taylor Swift, quien a sus 19 años acudió a la gala en un carruaje de cuento de hadas, ganó el Moonman al mejor vídeo femenino con You belong with me.

Al recibir el galardón tuvo que aguantar que Kanye West interrumpiera sus palabras de agradecimiento para decirle que el premio lo merecía más Beyoncé, lo que le reportó abucheos desde el auditorio.

Cuando una elegantísima -en todos los sentidos- Beyoncé subió al escenario a recoger uno de sus premios hizo subir al escenario a Swift y le cedió el turno para que pudiera completar sus agradecimientos.

“Recuerdo cuando tenía 17 años, subí para recoger mi primer premio MTV con Destiny’s Child y fue uno de los momentos más emocionantes de mi vida. Así que me gustaría que viniera Taylor y que tuviera su momento”, dijo Beyoncé.

Tras dos años de ausencia, la gala volvió este año a Nueva York, donde con esta ya se han celebrado 14 ceremonias, y donde se notó la ausencia de Britney Spears, que por estar de gira no pudo recoger el premio al mejor vídeo pop con Womanizer.

Junto a las mujeres protagonistas de una gala presentada por segundo año por el cómico inglés Russell Brand, también se encaramó Green Day, la banda ganadora del mejor vídeo de rock, mejor cinematografía y mejor dirección con 21 Guns.

Una de las llegadas al Radio City Music Hall de Nueva York más llamativas fue la de Pink, que apareció por la Sexta Avenida en un camión de bomberos, para luego actuar en la gala encaramada a un trapecio.

Sin embargo, la llegada más exhuberante fue la de Lady Gaga, que se presentó vestida de Goltier, casi oculta por un máscara veneciana y un aparatoso sombrero, y acompañada de la rana René.

Al igual que Kanye West, el también rapero Diddy se ganó algunos abucheos con sus comentarios al anunciar los nominados al mejor vídeo de rap, que finalmente recayó sobre Clifford Harris (Live your life), más conocido como T.I.

Jennifer López concedió a Eminem el premio al mejor vídeo de hip-hop, que dedicó a Joseph Kahn, director de su clip We Made You.

También fueron galardonados Beastie Boys, al considerarse que su vídeo Sabotage tenía que haber ganado algún Moonmen, y Matt And Kim por Lessons Learned como el clip más rompedor.

Robert Pattinson, Kristen Stewart y Taylor Lautner, los adolescentes ‘vampiros’ protagonistas de Twilight, entusiasmaron a los más jóvenes al subirse al escenario para presentar un avance de New Moon, la segunda parte de la saga.

En una noche en la que también se recordó DJ A.M., fallecido el 28 de agosto en Nueva York, el momento más emotivo fue cuando al comienzo cuando Madonna apareció en el escenario para llamar ‘héroe’ al “rey del pop”, establecer paralelismos entre la vida de ambos y ensalzar su lado más humano.

Minutos después tomó el relevo Janet Jackson, quien, con su padre Joe y su hermano Jermaine en el escenario, bailó al ritmo de las canciones de su hermano, fallecido el pasado 25 de junio.

La noche estuvo plagada de recuerdos hacia la estrella del pop e incluso se mostraron por primera vez fragmentos de This is it, un documental que incluyen imágenes de los preparativos de los conciertos que Jackson pensaba ofrecer en Londres.

EFE